sábado, 19 de agosto de 2017

El tiempo

El tiempo fue, durante mucho tiempo mi preocupación, que si venía, que si pasaba, que si avanzaba más aprisa, que si la juventud, que si la vejez, que si los hijos, que si el matrimonio, que si me deja el tren, que los ahorros, etc, etc, en todas esas disyuntivas, el tiempo siempre jugaba el papel principal.

Hoy, no me preocupo en el tiempo ni por él. Al contrario, lo uso, o al menos eso intento. Todos los días y todas las horas que marca el reloj desde que despierto hasta que caigo en manos de Morfeo intento aprovecharme del tiempo que creo disponer, porque sé que cualquier día, cualquier hora, cualquier minuto, cualquier suspiro, puede ser el último, al fin y al cabo, no hay que aferrarse a algo que sabés que llegará a su fin tarde o temprano. 

Ya no me provoca ansiedad el futuro, será porque ya el tiempo no es mi preocupación, o porque he comprendido que lo que tengo en realidad es el presente, que es el que tengo la obligación de construir bien, todo lo demás es ilusorio.

Tantas películas para explicarnos que el tiempo no existe, cuando en realidad todo existe dentro de sí mismo, aunque eso no te lo puede mostrar ningun film, porque no se comprende desde afuera, sino desde adentro.

miércoles, 11 de enero de 2017

noches de insomnio...

La noche se me antoja cruel, especialmente cuando trato de negociar con el sueño, pues a uno le da por hacer cosas que sobrio no haría, por ejemplo: ver películas sangrientas a lo tarantino, o leer libros con enseñanzas Zen que al final sabes que no sirven para un carajo,o  pensar en ese hombre que te eriza la piel, pero que no te pela, imaginar las fantasías más osadas en los lugares inimaginables de tu conciencia.

En lo personal, me gusta recrear las situaciones donde en la vida real no tengo control, pero en las noches de insomnios salgo airosa con alguna respuesta inteligente y sarcástica terminando la situación con absoluto control, me encanta imaginar las caras de las personas a las que algunas veces quisiera acariciar bien cerca, con un cable alrededor del cuello en una noche de tormenta, a lo mejor eso puede sonar mal, pero como todos sabemos, a veces la diplomacia fracasa y a uno le afloran los instintos más letales.

Leí en alguna parte (seguro fue un post en facebook) que cuando no puedes dormir es porque alguien está pensando en vos, si eso fuera cierto, los médicos no dormirían nunca, los abogados un poco y el Presidente de la República sería un eterno insomne. Son tres personajes a los que siempre tenemos en mente, y no siempre para bien, así que no, no creo que sea cierto, pero, dirán los románticos que se refiere a que alguien que te ama o te desea está pensando en vos, y en ese caso prefiriría que me amara dejandome dormir.

A mucha gente le pasa que si no puede dormir enciende la Tv y cualquier  programa es bueno, para dormir a lo inmediato, qué envidia les tengo, yo enciendo la tele y mi atención está en la tele. 

Pasa que quieres leer aquel libro súper interesante que no te ha dado tiempo de leer con calma, pero una vez empiezas a leerlo y las letras comienzan su fiesta de reggaton y bachata, imposible de retenerlas, imposible que estén quietas, por lo que terminas dejando de leer por falta de sensatez gramatical.

Y luego de explorar todos los caminos para que Morfeo se fije en mi, se me aparece un cuaderno de notas y la sensación de tener un bolígrafo, y como enviado por el mismo Mercurio encuentro rápidamente uno y las palabras brotan de mi mente como agua derramandose en una vasija, y aquí estoy, tomando mi medicina para esas noches de insomnio, escribiendo cuanta tontería se me pasa por la mente jugada y manoseada por tantos intentos de caer en coma. Aquí, entre líneas y pensamientos que no puedo controlar. Aquí, finalmente tomada en cuenta por Morfeo que me abre sus hipnóticos brazos y así me dejo caer en el mar del inconsciente, obscuro y frío. Hasta el siguiente acto.


martes, 30 de agosto de 2016

tenebrosas reflexiones de un no genio



Sobre la libertad, la democracia y la justicia

Todos sobrevalorados. Todos quieren ser libres, pero nada es más ilusorio que eso. Quieren ser libres, pero quieren vivir bien, quieren ser libres, pero regresan a sus casas por la noche, pensando en la rutina del día siguiente. Libertad, ¿para qué? En realidad nadie quiere ser realmente libre, nadie puede.

No existe la Libertad. Es una ilusión. una falacia, una burla, nos han hecho creer despiadadamente que podemos ser libres, que UN BUEN DÍA día alcanzaremos la paz mundial, que la Justicia se erigirá en todos los gobiernos y que la democracia prevalecerá sobre todas las dictaduras haciendo florecer un mundo lleno de paz y armonía. Nada más lejos de la realidad.

Sobre los ideales

Los seres humanos tenemos luchas por la libertad, la paz, la democracia, la justicia y la igualdad casi toda nuestra existencia,  Todas son simplemente ideales, por lo tanto, para mi, significa que solamente son conceptos que creamos en nuestra mente y que ansiamos proyectar a la realidad, pero son conceptos que apenas logramos entender en teoría y por ende es imposible reflejarlos en la realidad práctica. No podemos replicar un concepto que no conocemos sino que apenas sospechamos.

La paz, la democracia, la libertad, la igualdad, la justicia, etc son cosas que creemos que existen, pero nadie nunca las ha experimentado. Es como si alguién haya inyectado estos ideales en la mente y nos haya hecho creer que son verdad, en otras palabras, vivimos luchando por utopías que devienen en meras ilusiones. A veces creo que es un defecto de nuestra mente ordinaria y humana perseguir este tipo de utopías y fantasías como una forma de distracción y  auto destrucción. Pero inutilmente creemos en eso.

Desde que nacemos hasta que morimos creemos que habrá paz, pero nunca sucede; creemos que habrá democracia, pero no la percibimos; creemos en la libertad, pero jamás dejamos las cadenas, y por mas que hagas una cosa bien, nunca será perfecta. La perfección no existe, al igual que la democracia, la igualdad, la paz, etc.

Somos incapaces de tener Buenos gobiernos, porque nosotros mismos somos incapaces de gobernarnos a nosotros mismos, como es en el interior, es en el exterior, vivimos en el Yoísmo, pero queremos hipócritamente que los demás piensen en nosotros.  Y expresamos a viva voz nuestro  acuerdo con la democracia y la justicia, pero en la realidad no tiene cabida la democracia y la justicia no la podríamos soportar, porque no toleramos ni siquiera la justicia natural, menos la social.

Creo que deberíamos quitarnos las máscaras y vivir acorde con lo que somos, animales pensantes, sí, pero animales al fin y al cabo.

sábado, 2 de enero de 2016

Una Alcaldía de por ahí en el pacífico de Nicaragua

Resulta que por motivos laborales, tuve que frecuentar la Alcaldía de Macondo, así le diré no por ubicarse en un pueblito perdido en el tiempo, si no más bien, por ser los personajes casi de ficción, pues nunca he podido verlos ni hablar con ellos, por eso he llegado hasta el extremo de ponerlos en el rango de míticos, así a la par de los unicornios y las sirenas.

Empecé un día soleado de Junio, me alisté muy temprano para aprovechar el día y poder desempeñar mi misión lo más pronto posible, fue imposible ver al señor Alcalde, y todavía más imposible hablar con su asesor legal, ambos fueron descritos como seres meteóricos, o casi como apodarles "el Cometa Haley", decidí regresar otro día, otro  donde no hubieren tantos clavos que resolver en el universo por parte de estos dos seres.

Inocentemente y para no cansar este relato, debo decir que he pasado los últimos seis meses yendo y viniendo, y un día hasta hice guardia todo el día, me dijeron que llegó, se reunió con otro ser mítico y se fue por la puerta de atrás porque tenía una diligencia urgente que hacer en alguna comarca; me sentí como cuando participas en esas promociones o rifas en las gasolineras que por mas de 200 córdobas te dan un cupón, cuando te los dan te entra la emoción de que te ganarás el tv plasma o el medio año de combustible gratis, pero al final de la raspada solo te sale: Gracias por participar!!!

Y bueno, por último alguien conocido consiguió hablar vía telefónica con el personaje en mención, increible pensé, los milagros existen. Sin embargo, a pesar de haber hecho la cita correspondiente, me tocó volver a hacer guardia, esta vez acompañada por la persona citada, quien se encontraba fuera de si por la irresponsabilidad de dicho Alcalde de maltratar a los demás mortales dejándoles esperar sin dar aviso de nada. Le expliqué al conocido, que al ser un personaje mítico era improbable que la atendiera, que lo más posible era que había que pedirle permiso a alguien de "arriba" para él se pudiera dignar a bajar del olimpo y atender a los ciudadanos, o la otra opción era dejar de pagar impuestos y que fuera la Alcaldía quien te buscara. Broma muy pesada al parecer, pero cierta al fin y al cabo.

Solo cabe preguntarse si en paisito la gente seguirá "eligiendo" a estos seres míticos, lo cual no es tan deschavetado porque al fin y al cabo paisito es el país de las maravillas, aquí los burros son presidentes y los unicornios alcaldes, que tal ? 

viernes, 1 de enero de 2016

2016 con otros ojos



Ahora que está de moda el 2016, es inevitable preguntarme qué fue lo que pasó en el 2015, digo, no en mi vida, sino en el mundo entero, me pregunto hasta dónde avanzó la mente siniestra de cada uno de los que se dedican a entretejer acontecimientos para convulsionar el mundo, de los que se dedican a vender “epidemias”, de los que fabrican “atentados”, de los que crean “grupos terroristas extremadamente sanguinarios” que la cinematografía de Hollywood le queda chiquita. Mi pregunta quizás se queda pequeña cuando empiezo el recuento y descubro que estamos más manipulados y engañados que nunca, la era de los robots ya llegó, y no esperen que les diga que tal como en la película el mundo se llenó de androides que conspiran contra la humanidad, no, la verdad no, la realidad superó cualquier película o libro de ficción, porque la verdad es que si tienes ya el material hecho de carne y hueso, ¿para qué necesitas fabricar grandes cantidades de chatarra? Sí, me refiero a nosotros, los robots automatizados, los que sincronizan todo en su celular, los que creen ciegamente que un día habrá una pandemia de inigualables alcances que estaremos todos acabados, los que creen que el mundo se divide en buenos y malos, los que creen que Putin es el némesis de Obama, los que creen que el cáncer es hereditario y no tiene cura, los que creen que es un milagro que las farmacéuticas encuentren la cura para el ébola, la gripe aviar, etc, los que creen aún que CNN y demás gigantes de la información dan las noticias “veraces” sin responder a los intereses de unos pocos, y bueno, la lista es muy larga, extensísima, tanto que necesitaría escribir una enciclopedia de la A a la Z, pero dudo mucho que alguna editorial sinarca quisiera publicarla, así que mejor me quedo cortita en esto y a ver cuántos revisan con nuevos ojos los acontecimientos del 2015 y empiezan a ver tal y como son las cosas y no como quieren que las veas, es difícil creer que nos manejan como cualquier muñeco con baterías a control remoto, es difícil, pero no imposible y como dice un libro por ahí, el que tenga ojos que vea y que el que tenga oídos que oiga…

martes, 28 de abril de 2015

Pequeñas reflexiones de insomnio...




El tiempo de vida es corto y lo mal gastamos, lo poco que tenemos lo desperdiciamos, especialmente en atender asuntos que no son de nuestra incumbencia, en pensar en personas que de ninguna forma piensan en nosotros, en dar a los demás lo que a veces debemos darnos a nosotros mismos, en regalar nuestra presencia a quien no la aprecia, en discutir cosas indiscutibles, en insistir en una estancia donde ya no somos bienvenidos, en acompañar a quien ya le estorba nuestra compañía y encima insistimos en cargar una mochila a nuestras espaldas repleta de recuerdos, especialmente los sinsabores, hasta el copete de tristes pasados y brillantes "futuros", personas ausentes en cuerpo y en mente, amores que fueron, que dejaron de ser, que perdimos o que nos dejaron, con el alma deshecha y el corazón rasgado, cargamos los errores de los padres, del marido, de la esposa, de los hermanos, de los amigos, de los hijos, cargamos los sueños rotos, los sueños incumplidos por  la falta de coraje, cargamos el miedo y el espanto de la muerte y la enfermedad.

Somos el escalador de montañas que nunca llega a la cima, somos el alpinista de nuestra propio vida, pasamos todo el tiempo queriendo subir y escalar, pero con cada paso que damos llenamos un poco más nuestra maleta y el viaje se torna pesado, la montaña se impone  más alta, la empinada más dura, el camino más difícil.

Sufrimos el dolor de estar vivos y equivocados, sin sentido y con mucha prisa por llegar a cualquier parte.

Hay que dejar ir, hay que soltar, hay que desprenderse del pasado que nada nuevo trae y no nos perdamos en el presente por un futuro que no ha llegado. Los miedos seguirán ahí, esos no desaparecerán, pero los puedes controlar con la soga del valor, del paso y la voluntad.

En vez de esa gran mochila de viaje, usá un bolso de mano, guardá el día, el momento, el ahora, el hoy, y al final del día vacíalo, toma lo bueno, descartá lo superficial, medita las lecciones, saborea las compañías, deleitate, frustrate, llorá, soltá, deja ir, y al final, dormí sin que nada del mañana te importe, pues la montaña estará ahí, los problemas, la gente, el dinero, la ropa, el jefe, la familia, los amigos, todo y todos están ahí, tu último pensamiento debería ser preguntarte qué estas haciendo por ti mismo y para ti mismo, volverte hacia ti, ese es el camino......

 

sábado, 11 de abril de 2015

el día que el mundo se detuvo....

A propósito de "el día que la tierra se detuvo"

1
Solo cuando nos encontramos al borde del precipicio somos capaces de cambiar.

2
La adversidad descubre al genio dice Dumas padre en su brillante libro el Conde de Montecristo. A veces solo cuando nos encontramos en situaciones extremadamente nocivas en cualquier aspecto, descubrimos una inteligencia insospechada y hasta sentimientos impensados.

3
Nuestra naturaleza es de una contradicción pura. Amamos tanto como odiamos. Aunque a la hora de construir y de destruir, destruimos más de lo construimos y más rápido, pues no resulta fácil construir, pero sí nos toma segundos destruir.

5
Con lo poco que hemos construido nos hemos convertido en seres arrogantes, presumidos y belicosos con una cierta tendencia a creernos semi dioses, inmunes a todo el universo.

6
Nuestra actitud auto destructiva nos llevará algún día al borde del abismo, la pregunta es qué tan largo o cerca estará ese día. Y si estando al borde del abismo cambiaremos de actitud o seguiremos creyendo que somos infalibles e imprescindibles para este planeta.

7
La mayoría creemos firmemente que llegar al punto en el que la tierra se nos rebele es como llegar a conocer a santa claus, inconcebible, pues el planeta tierra no tiene motivo alguno para rebelarse a esta raza. El marcado escepticismo en las fatales consecuencias del maltrato al planeta y la exagerada religiosidad de los seres humanos acaba por cegar la razón y la lógica.

8
Le enseñamos a nuestros niños lo que es malo o bueno según nos han enseñado a nosotros, no hay que robar, no hay que mentir, hay que ser obedientes con los padres, hay que respetar a los adultos, hay que creer en Dios, … etc. Y contaminar el medio ambiente no es malo? Es fatídico y triste.

9
A estas alturas de la modernidad, hay que incorporar a dichas normas sociales y morales EL NO CONTAMINAR EL PLANETA, a no botar basura en las calles, a reciclar la basura, a enseñarles a las futuras generaciones que es una obligación cuidar nuestro entorno ambiental, pues de lo contrario crecerán como nosotros creyendo que el planeta se cuida solo y que está bien contaminarlo.

10
A manera de conclusión y parafraseando a Tomás Hobbe "el hombre es lobo del hombre" nunca antes esta frase tuvo mayor vigencia que ahora.