jueves, 24 de enero de 2019

Cómo amar a tu patria y no morir en el intento

Como amar a tu patria y no morir en el intento.

Nací en una Nicaragua convulsionada, insurrecta y gravemente lastimada. Con apenas año y medio y en los brazos de uno de mis tíos crucé balas, cadáveres y trincheras para llegar a un sitio seguro, aquellos días del mes de Julio de mil novecientos setenta y nueve, aquellos días en los que mi ojos vieron lo que no debe ver ningún niño y mi alma fue grabada con violencia ligándola para siempre a una rebeldía con el mundo exterior.

No es fácil aprender a distinguir la verdad de la mentira, no es fácil aprender a identificar a los amigos, no es fácil sostener la realidad y  convivir con el enemigo, no es fácil ser rebelde en un mundo sin causas, así como tampoco lo fue haberme dado cuenta cuán esclavos somos de nuestra propia nación.

Crecí en la mentira llamada Revolución, me dijeron que los enemigos del pueblo eran del norte, el yanqui opresor, el yanqui imperialista que financiaba a los traidores de la patria, aquellos que se escondían en las montañas teniendo que huir de sus casas y familias para sobrevivir, ellos, que no creían en los comandantes que nunca comandaron nada y sí amaban la patria y la querían limpia de doctrinas venenosas.

Los espantos del pasado aún nos atemorizan, aún nos arrastran por las oscuras veredas de la mentira y las falsas banderas, el mundo ha cambiado, sí, pero no para mejor. El país ha cambiado, sí, se ha quedado sin hijos que la amen y la defiendan, han abierto las venas del Nicarao hasta desangrarse, han pisoteado el honor de nuestros antepasados, y borrado el coraje de la sangre de Diriangén.

Han mandado los Rojos un tiempo, luego los rojinegros, y ahora ya todo es confuso, sólo quedan los peones que se coronan Reyes en un escenario de infame Revolución o de falsa democracia. No existe tal patria antes de abril y después de Abril. Es la misma Doña con sus mismos caites y su mismo delantal, con su rostro cansado y arañado por los duros golpes del tiempo y las ambiciones personales.

Ay Nicaragua, Nicaraguita, te has quedado sin hijos que te defiendan y te reclamen, secuestrada hace décadas sin que te dieras cuenta, ultrajada ininterrumpidamente por quienes debían protegerte y abandonada a tu suerte por los hijos, los abuelos y los padres.

Algunos te sueñan República otra vez, otros te sueñan Libre, como si alguna vez fuiste cualquiera de las dos. Son sueños ligeros de los que son ciegos por gusto y algunos por defecto, adoran las quimeras de la democracia y creen en la utopía del mañana. Yo en cambio, te quiero como sos, y te sueño grande aunque seas pequeña!


jueves, 27 de diciembre de 2018

Capítulo II El encantamiento

El encantamiento es diversificado. Juegan con tus deseos. Pobre animal que no controla sus deseos y cae presa de ellos.

Vas al cine y crees que ves una película de súper héroes donde el villano es derrotado y los buenos ganaron. No. Desde el momento en que te sientas en la butaca, ya ganó el villano. Por supuesto, el truco está en que creas lo contrario. ¡Qué Buen truco!

Y si tu bolsillo no alcanza para el Cine, siempre tienen un As bajo la  manga, es que piensan en todo, saben cómo funcionas, así que, está la Televisión, ese aparato de encantamiento súper exitoso, y luego hicieron las series, para que no te aburras, y las hacen de vampiros, de hombres lobos y de brujas con dragones incluidos para que entiendas que lo que ves no es la realidad.

Te inventaron el comunismo para insertar el capitalismo, y te hiciste fan del Che Guevara y "enemigo del imperio"; te inventaron el socialismo para insertarte la democracia y ahora, ingenuamente votas cada cierto tiempo con la seguridad de cambiar el mundo; te inventaron la libertad de expresión para insertarte el libertinaje y ahora no sabés si sos hombre, mujer o zanahoria; te inventaron a Dios para insertarte la desesperanza y ahora luchas por ser uno de los ciento cuarenta y cuatro mil escogidos. Y todo te lo creiste.

El vampiro no te deja seco, te infla. Te infla el ego, el narcisismo y el auto consumo masivo.

Somos carne de cañón. No en este siglo ni en ésta triste época, sino desde hace milenios. Siempre colgando del encantamiento, siempre ajenos a los verdaderos monstruos que rondan a nuestro alrededor. Siempre presumiendo lo que no poseemos ni somos. 





jueves, 13 de diciembre de 2018

Los vampiros dominan el mundo


Capítulo I 
 
Los tiempos cambian. Es lo que nos repetimos cada vez que no le encontramos sentido a las cosas hoy, comparandolas con el pasado, sin embargo, esto no es así, los tiempos realmente no cambian, los que giran alrededor del tiempo somos nosotros, la raza humana, que por cierto, de humana tiene sólo el nombre. Y no es que cambiamos para bien, al contrario, la vida no es más que un círculo, un eterno círculo en el que estamos atrapados y el tiempo sólo es la ilusión de que todo cambia, pero no es así. Nada cambia, el tiempo no existe y nosotros somos los ratones corriendo en circulos. Penosa programación. Infame situación.

Estoy más que convencida que el mundo-círculo además, está dominado por vampiros, no los vemos a la luz del día:
- ¿alguien ha visto acaso a un banquero en plena luz? la respuesta es no, solo sabemos de ellos por los diarios o televisión, y ya sabemos que nos venden cualquier cosa. De hecho, no se les conoce a la mayoría ni sus nombres y menos sus rostros. El vampiro siempre está en su guarida.

Cambiaron sus colmillos por diminutos plásticos en forma rectangular de aproximadamente dos centímetros de largo por uno de ancho que vienen en colores distintos y chips de alta tecnología.

Antes era la sangre la que chupaban, antes era el cuello lo que les excitaba, antes había sangre que chupar, ahora no, ahora es tu billetera la que succionan, ahora es tu bolsillo el que los excita, ahora la sangre cambió de apariencia.

El encantamiento es el mismo, hacen que los desees, te hacen creer que los necesitas, y antes dabas el cuello gustosamente, hoy pones tus bolsillos a su disposición tal cual si hubieras satisfecho éxitosamente los deseos de los dioses. 

Ellos sí cambian. Tú sigues siendo el mismo producto, con envoltura distinta.

 

viernes, 4 de mayo de 2018

Me rehúso. Puedo ?

Me rehúso a hablar con las máscaras de la mentira existencial.
Me rehúso a estar atada, encadenada y sometida a una falsa maternidad, a una mortal y homicida idea del amor, todo en nombre de lo que llaman socialmente correcto….
Me rehúso a vivir con la nostalgia de un pasado ...que no sé Si fue mejor.
Me rehuso a vivir del pasado,
Me rehusó A seguir creyendo en estados idílicos, en ideologías, en patriotismos, en nacionalismos, en razas, sangre, linajes y derechos divinos, en líderes,  semidioses y maestros que ya fueron, y no volverán.
Me rehúso a vivir pendiendo de un futuro incierto, a una materialidad fatua y a unas relaciones insanas, vacías y decepcionantes.
Me rehúso a ver la verdad y vivir en la mentira, Al principio y al fin, imaginarios ambos, la eternidad, inmaterial, el más allá y el más acá. Me rehúso a estar y no ser.

viernes, 23 de marzo de 2018

La rebelde...sin causas

Soy una rebelde...sin causa.

Me he perdido en las profundidades del ser, el sexo, la pereza, el vino y el rencor. He tenido que enfrentar el mito de la muerte, la inminencia y la impotencia disfrazada de perdón. La perdición del amor y las indolencias de un corazón resquebrajado. He resurgido de las cenizas donde bailaron los falsos amigos, los falsos amores y los falsos ídolos. He caído y tocado la ingratitud y el despecho. He quemado en unos trozos de papel mi dignidad y subastado mi autoestima al mejor postor. Ahora, que ya te puedo ver tal como sos, presente indiviso, intemporal y siniestro. Ahora. Que ya te conozco y sé de tus trucos pueriles, querés que me enmiende y vaya por el camino correcto, ahora, que ya no hay camino. No hay retorno. Los colores del pasado se borraron y el futuro es un acto de prestidigitacion. Ahora, que me he despojado de mí y echado a arder.


sábado, 19 de agosto de 2017

El tiempo

El tiempo fue, durante mucho tiempo mi preocupación, que si venía, que si pasaba, que si avanzaba más aprisa, que si la juventud, que si la vejez, que si los hijos, que si el matrimonio, que si me deja el tren, que los ahorros, etc, etc, en todas esas disyuntivas, el tiempo siempre jugaba el papel principal.

Hoy, no me preocupo en el tiempo ni por él. Al contrario, lo uso, o al menos eso intento. Todos los días y todas las horas que marca el reloj desde que despierto hasta que caigo en manos de Morfeo intento aprovecharme del tiempo que creo disponer, porque sé que cualquier día, cualquier hora, cualquier minuto, cualquier suspiro, puede ser el último, al fin y al cabo, no hay que aferrarse a algo que sabés que llegará a su fin tarde o temprano. 

Ya no me provoca ansiedad el futuro, será porque ya el tiempo no es mi preocupación, o porque he comprendido que lo que tengo en realidad es el presente, que es el que tengo la obligación de construir bien, todo lo demás es ilusorio.

Tantas películas para explicarnos que el tiempo no existe, cuando en realidad todo existe dentro de sí mismo, aunque eso no te lo puede mostrar ningun film, porque no se comprende desde afuera, sino desde adentro.

miércoles, 11 de enero de 2017

noches de insomnio...

La noche se me antoja cruel, especialmente cuando trato de negociar con el sueño, pues a uno le da por hacer cosas que sobrio no haría, por ejemplo: ver películas sangrientas a lo tarantino, o leer libros con enseñanzas Zen que al final sabes que no sirven para un carajo,o  pensar en ese hombre que te eriza la piel, pero que no te pela, imaginar las fantasías más osadas en los lugares inimaginables de tu conciencia.

En lo personal, me gusta recrear las situaciones donde en la vida real no tengo control, pero en las noches de insomnios salgo airosa con alguna respuesta inteligente y sarcástica terminando la situación con absoluto control, me encanta imaginar las caras de las personas a las que algunas veces quisiera acariciar bien cerca, con un cable alrededor del cuello en una noche de tormenta, a lo mejor eso puede sonar mal, pero como todos sabemos, a veces la diplomacia fracasa y a uno le afloran los instintos más letales.

Leí en alguna parte (seguro fue un post en facebook) que cuando no puedes dormir es porque alguien está pensando en vos, si eso fuera cierto, los médicos no dormirían nunca, los abogados un poco y el Presidente de la República sería un eterno insomne. Son tres personajes a los que siempre tenemos en mente, y no siempre para bien, así que no, no creo que sea cierto, pero, dirán los románticos que se refiere a que alguien que te ama o te desea está pensando en vos, y en ese caso prefiriría que me amara dejandome dormir.

A mucha gente le pasa que si no puede dormir enciende la Tv y cualquier  programa es bueno, para dormir a lo inmediato, qué envidia les tengo, yo enciendo la tele y mi atención está en la tele. 

Pasa que quieres leer aquel libro súper interesante que no te ha dado tiempo de leer con calma, pero una vez empiezas a leerlo y las letras comienzan su fiesta de reggaton y bachata, imposible de retenerlas, imposible que estén quietas, por lo que terminas dejando de leer por falta de sensatez gramatical.

Y luego de explorar todos los caminos para que Morfeo se fije en mi, se me aparece un cuaderno de notas y la sensación de tener un bolígrafo, y como enviado por el mismo Mercurio encuentro rápidamente uno y las palabras brotan de mi mente como agua derramandose en una vasija, y aquí estoy, tomando mi medicina para esas noches de insomnio, escribiendo cuanta tontería se me pasa por la mente jugada y manoseada por tantos intentos de caer en coma. Aquí, entre líneas y pensamientos que no puedo controlar. Aquí, finalmente tomada en cuenta por Morfeo que me abre sus hipnóticos brazos y así me dejo caer en el mar del inconsciente, obscuro y frío. Hasta el siguiente acto.