martes, 2 de octubre de 2012

El voto "secreto" del nicaraguense

He aqui la cuestión: Desde hace algún tiempo, a los trabajadores del estado y afines se les "hace el llamado" para que voten a favor del Partido. Esto era así en las antepasadas elecciones presidenciales, pero las de hace dos años no. En las pasadas fueron una orden.

Pero muchos dirán: el voto es secreto! bueno, eso en paisito es discutible señores.

Resulta, que si yo fuera el partido gobernante y quisiera perpetuarme por asi decirlo en el poder, tendría que tener: al menos un 38% de seguidores fieles los cuales me aseguran una cuota grande en la Asamblea Nacional; poder económico;  control absoluto sobre todos los poderes del Estado; control sobre todos los registros ciudadanos y padrón electoral; participación accionaria en todos los grandes negocios de las grandes empresas trasnacionales, entre otros ...

Ahora bien, menciono estas características porque me resultaría fácil para mi como gobernante saber quién vota por el partido y quién no. Si tengo el control absoluto del padrón electoral y el control absoluto de la información de todos los trabajadores del Estado y de mis empresas,  y la información es poder.
A manera de ejemplo:

1) Juan Pueblo trabaja en la Alcaldía de Managua, tiene numero de cedula 001-150288-0020N, vive en San Judas, su centro de votación es el centro escolar X y su junta de receptora de votos es la 1245. En esta junta hay 1000 votantes apuntados y aptos para votar. Juan Pueblo no es militante del Partido.
2) Palito Ortega trabaja tambien en la Alcaldía de Managua, tiene numero de cedula 000-000000-0000k, vive tambien en san judas, su centro de votación es la misma 1245. Él es militante activo del Partido y siempre vota en cascada, es parte del 38 %.

A juan lo "exhortan" a que vote por el partido, primero le obligan a que se verifique y un dia antes del día de la votación lo citan a él y sus otros compañeros de trabajo en sus oficinas o centro de trabajo para "hacer consciencia" de la importancia del voto. Le dicen especificamente que vote por el partido, Juan les refuta que el voto es secreto, ellos le dicen que de todos modos sabrán cual fue su voto. Juan se asusta, lograron intimidarlo. Juan piensa en su trabajo y en su familia, no quiere perder su empleo. Pero sigue reflexionando sobre el voto secreto y se dice a si mismo que es imposible que puedan "ver" por quién votó. Antes de salir, nota unas "listas misteriosas" en manos de ellos y se pone triste. Sabe que "tiene" que votar por el Partido. 

Antes, de los 1000 votantes de esa junta 1245  habían 300 votos seguros como los de Palito Ortega, hoy en día con los de Juan Pueblo deberían de haber al menos 900 votos seguros. De no ser así, los Juan Pueblo se pueden ir despidiendo de sus empleos.

Ahora Juan Pueblo entiende que el Partido sabe donde vive, donde trabaja, dónde vota y por quién vota. Pero Juan necesita su empleo. Él solo espera que alguien que no necesite su empleo haya votado de verdad en secreto.

De aqui en adelante, Juan sabe que en cada campaña electoral, tiene que hacer de actor e interpretar el papel de ciudadano en la obra "el voto secreto". 

Esta obra continuará ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada