martes, 13 de diciembre de 2011

El sexo y la comida

Hay dos cosas que para mi son esenciales para ser feliz en esta vida: la comida y el sexo, sin perjuicio de otras cosas que tambien son importantes y esenciales para todos los que presumimos de seres humanos, pero esta vez solo quiero hablar de estos dos placeres únicos, porque son tan similares, tan excitantes, tan extraordinarios, y a lo mejor lo mío es que de pronto soy hedonista, aunque yo me inclino a pensar que es porque puedo ser feliz con cosas tan sencillas como una buena comida o una buena sesión de sexo, es que como decía el extraordinario escritor Irlandés Oscar Wilde "tengo gustos simples, me satisfago con lo mejor".

Una carne asada 100% nicaraguense con su gallopinto, tortilla, queso frito y ensalada de repollo con tomate te despierta todos los sentidos, al igual que puede hacerlo una caricia suave pero reveladora.

Desafortunadamente, hay personas que comen por llenar un requisito de forma mas que de fondo digamos, ellas comen porque simplemente el ruido (llámese TIGRE) en sus estómagos les molesta, pero nada más! que si el arroz está medio duro, que si los frijoles medio choquitos, que si la tortilla parece hule, que si la carne medio quemada, etc., nada de eso cuenta, pues lo único que importa es que el tigre deje de rugir, bueno, en ese caso, casi puedo adivinar cómo es el sexo para esta persona, puras fintas sin llegar a dar un buen golpe.

Conste que no estoy generalizando, sé de personas que les da igual lo que comen, pero no lo que cogen.

Los olores en la comida te pueden transportar a gratos recuerdos, la comida de tu mamá o de alguien especial te hace vivir nuevamente el sentimiento de fraternidad o amor, lo mismo puede pasar con una caricia,la cual te puede no solo traerte gratísimos recuerdos sino tambien puede ser el preámbulo de uno nuevo. Y si se te ocurre combinar ambos placeres en una sola sesión, prepárate para llegar al cielo. Dosis desenfrenadas de endorfinas y dopaminas. Golpe mortal a la rutina, la comodidad y el aburrimiento.


Pero como siempre en esta vida, todo debe ser con medida (ahggg bendito equilibrio) no podemos pasarnos de la raya, debemos siempre procurar tener un límite aunque lo sobrepasemos de vez en cuando, pues si te entregas al placer de la comida, podrías llegar a conocer lo desventurado que es ser una persona obesa y si te entregas demaciado al sexo, te arriesgas a caer en un abismo del cual ni la soledad será tu compañía, en otras palabras, disfruta de los placeres que te ofrece la vida, pero no insistas en quedarte en ellos, porque la vida no es un camino, sino muchos, y no tenemos mucho tiempo para recorrerlos todos.

Saborea cada momento y cada caricia como si estuvieras saboreando un Yeah Gelato, un Eskimo o un pastel de chocolate!

lunes, 21 de noviembre de 2011

Doña Justicia

Hace días, pude ver a unas personas reclamándole a un Juez que no se les había hecho "justicia", el pobre hombre no sabía ni como explicarles que en este mundo lo que existe y lo que prima es la legalidad y que no necesariamente lo legal es justo, una cosa no va de la mano con la otra. Eso lo aprende bien el que estudió Leyes,  asumiendo que prestó  atención a sus maestros y que no llegó al salón de clases solo a calentar el pupitre. Algunos no captan ese mensaje, de hecho, algunos no captan más que el cobro de honorarios.

Con las personas que no son Abogados se puede entender esa falta de conocimiento entre lo justo y lo legal, pero no hay nada más desconcertante que encontrar a un colega con este tipo de sueños y con un discurso a lo Martín Luther King, y lo pesado que es tener que decirle de frente que tiene que renunciar a ese sueño de "Libertad y Justicia", que tiene que tener los pies puestos sobre la tierra y que uno no puede andarle prometiendo justicia a nadie como si fuera Dios. Porque es que lo malo no es hacerlo, sino que la gente te lo cree.

Todo Abogado sabe que no tiene la verdad en sus manos, y que la justicia propiamente dicha es una utopía, algo así como la Democracia, y que con lo que contamos es con versiones de la verdad y que el juez al final decidirá según dicten las reglas y su criterio qué verdad es la que se asemeja a la Justicia.

La justicia puede concebirse desde distintos puntos de vista, el más aceptado es el de "darle a cada quien lo suyo" en castellano es algo así como darle a cada quien lo que se merece. Pero no estoy convencida de que este axioma haya dado resultado, ni que se pueda poner en práctica, porque son muchos los que se quedan sin su merecido y muchos otros que no les toca nada.

Doña Justicia se fue un día de nuestras vidas y se quedó sólo en nuestros corazones, y nosotros los humanos como todo lo idealizamos nos quedamos prendidos de ella y creemos siempre que reina entre nosotros, pero no es cierto, y no es que sea pesimista, soy simplemente realista, la justicia de ahora nada tiene que ver con la verdadera, la justicia que tenemos ahora es una réplica mal hecha construida a base de dinero y de oportunismos, y como tal, debemos ser lo suficientemente maduros para no caer en romanticismos.

A mi me da una pena tener que decirle esto a mucha gente, y me da mas pena cuando toca decirselo a un colega, pero bueno, uno hace lo que puede para mantenerse firme y para mantener a Doña Justicia aunque sea en el corazón, porque eso sí, aunque no encontremos la justicia en un Juzgado, debemos luchar por encontrarla en nuestras vidas, procurarnos darnos lo que merecemos siempre, y por supuesto, darle a los que amamos lo que merecen. Espero que no lo confundan con egoísmo.
Uno jura defender al cliente y de verdad que lo hacemos, eso es sagrado, quien no cumple ni esto es porque no tiene ningún principio como ser humano, pero de ahí a prometerle Justicia, es otra cosa, por si no se han percatado el símbolo de la Justicia siempre es de una Señora con los ojos vendados, y no se los venda porque aplica justicia imparcialmente, no, es porque la pobre tiene que taparse la cara de la verguenza por no poderle dar a todos lo que merecen, por no poder cumplir con su misión, la pobre balanza lo quiera o no pesa más del lado de la plata que de los sueños.
 
Busquemos Justicia sí, pero empecemos por nosotros mismos, empecemos desarrollandola en nuestro entorno y con los que amamos, con lo que hacemos, hagamosla hermanita de la realidad y que no solo sea una figura decorativa en los muebles.




lunes, 31 de octubre de 2011

Simplemente Paisito

A veces no sé si estoy perdida o si en vano tengo esperanzas de que un día mi precioso País pueda ser verdaderamente una República y vivir en ese Estado de Derecho que tanto anhelamos y que nos ha costado construir pero que ni siquiera hemos dibujado.
 
A veces pienso que somos una islita de aborígenes matándonos en chismorreos y tonterías y que la realidad sucede en un plano paralelo al nuestro, que el mundo se mueve a pasos agigantados y que nosotros nos movemos a pasitos de bebé, y eso no me asusta, más bien me tranquiliza en cierta forma, mientras el mundo se tira bombas por doquier y te matan por cualquier cosa, aquí en  paisito una momia y un aspirante de faraón quieren eternizarse en el poder, y lo mas chistoso es que no saben qué hacer ni con el poder mismo que los terminará ahogando ni con la ignorancia de su propia gente, podrán decir que paisito se está quedando atrás en democracia, civilización y tecnología, y la verdad no es que se està quedando atràs, simplemente está a años luz de todo eso, pero mientras el mundo "adelantado" se mata por cualquier motivo - pues si no los hay los inventan - y los grandes se comen a los chicos, en mi paisito la única gran preocupación es que se elija o  reelija (con fraude o sin el) un par de idiotas.

No tengo el mínimo rastro de tristeza cuando escribo estas palabras, no me parece que sea catastrófico estar en el plano donde está paisito, es más, imaginense el lujo de estar en el País de las maravillas en medio del infierno mediático que es el mundo ahorita, donde si tenés cara de musulmán es un crimen de lesa humanidad, pero no así el presidente occidental que invadió un par de países en el medio oriente llevándose la vida de miles de mujeres, niños, ancianos y hombres inocentes; donde si sos latino también es un crimen (mientras que en paisito padecemos la maldición del malinche, que tratamos a los extranjeros como reyes); donde tenés más chances de morir de forma trágica ya sea en manos de un asesino en serie, de esos que producen en serie las grandes potencias, o de cualquier enfermedad rara del primer mundo o te cae una bombita o en el mejor de los casos te suicidás porque un gigante financiero se llevó tus fondos de pensión o algo parecido, en paisito nadie es tan privilegiado como para suicidarse por eso, aquí ya sabemos que no hay pensión suficiente y el suicidio es exclusivo de los adolescentes con complejos de romeo y julieta, y eso que la mayoría ni siquiera saben que existe Shakespeare.

No digo que sea lo mejor vivir así, pero al menos en paisito todo es natural (hasta la estupidez) nuestro bello país no se está muriendo, el único aire que cuesta respirar es probablemente el de la chureca,  dentro de la pobreza en que vivimos me atrevo a decir que vivimos tranquilos, pues como señalé al inicio, nuestras preocupaciones no tienen nada que ver por ejemplo con amenazas de terrorismo, imaginense poner una bomba en una ruta 114!!, es ignomioso hasta para un aprendiz de terrorista, si apenas debe cuidarse de que no le roben la bomba antes de ponerla!

Me da mucha tristeza cuando los nicaraguenses se afrentan de Paisito, no creo en los nacionalismos, pero pienso que una persona que no ama su país con todo y su gente y sus defectos no debe de amar bien a los demás tampoco, porque me parece sin temor a equivocarme que amar es no poner condiciones y aceptarlo tal cual es.

Fácil es señalar los enormes defectos de paisito y su gente, pero los que hablan y además lo abandonan no hacen nada por cambiar la situación, lo que hacen es mudarse a otro país, a uno moderno, desarrollado, de primer escala, donde hay democracia, donde hay libertad, o al menos eso creen ellos  y sobre todo, prefieren ser extranjeros toda su vida!! Pero allá ellos, los que nos quedamos en el país de las maravillas seguro que tenemos complejo de Alicia y nos quedamos a lidiar con los personajes pintorescos que tenemos, y hasta tenemos nuestros propios personajes.

Los que nos quedamos en paisito, luchando con la estupidez de unos cuantos y padeciendo el paralelismo virtual de la realidad propio de una pelicula de Hollywood  encontramos fuerza en nuestra nicaragüanidad  para hacer de paisito un mejor lugar para las futuras generaciones.-



lunes, 24 de octubre de 2011

Ya me tenés harta!

Creo que fui un poco afortunada en mi niñez, digo poco porque aunque flaquita y enclenque no me escapé de las palizas que acostumbran dar las madres, o sea, tremendos azotones y fajazos sin contar con las agresiones verbales que uno de cipote tiene que aguantar, eso sí, con la boca callada y la cabeza gacha, de lo contrario te suenan con más ahínco.

No es que quiera hablar mal de las madres o padres, no es esa la intención de mi escrito, en lo absoluto, realmente me puse a reflexionar después de ver el flagelo a un niño por ser desobediente, atrevido, gritón y falto de respeto hacia su madre, solo quiero dejar ver el mundo de violencia al que estamos expuestos desde pequeños, sé que los padres lo hacen queriendo corregirnos, y no discuto ni pongo en tela de duda su amor fraternal, pero sí señalo la forma y no el fondo aunque al final una cosa va aunida a la otra indiscutiblemente por las consecuencias que resultan de las golpizas "legales" que nos brindan gratuitamente los progenitores.

Los golpes, vengan de donde vengan duelen!, los fajazos son humillantes, el manotaso en la boca ofende, el coscorronazo bastante frustrante y la jalada de orejas es indignante y ni hablar de las ofensas grotescas y las amenazas de tortura y muerte que te vociferan en la cara.

Frases como"sos un bruto", "no sabes hacer nada bien", "pareces mongolito", "me tenés cansada", "ya no te aguanto", "qué voy a hacer con vos" son el pan de cada dia en miles de hogares nicaraguenses sin importar el estatus social.

y las amenazas de tortura y muerte son todavia mas escalofriantes: "te voy a quemar la boca" "te voy a bajar los dientes de un solo", " te quisiera estrellar contra la pared" "si me volvés a contestar te rompo la cara", "te voy a quemar la mano"

Y todavía nos preguntamos porqué los hombres le pegan a sus mujeres! seguro se desquitan con la pobre esposa de todo lo que le hizo la santa madre en su niñez por ser hijos desobedientes y malcriados, le callan la boca a la mujer antes de que ésta les diga que también son malos maridos!

El asunto es que dirán muchos que "sólo así aprenden los chavalos", si claro!! así también confiesan los prisioneros de Guantánamo, así quien no confiesa sus crímenes y aprende! Pero vamos, este es un cículo de violencia que germinamos en casa y que termina en la cárcel, en el psiquiátrico, en el hospital y en el peor de los casos en la cotidianeidad.


Aunque suene ya gastado: No hay excusas para la violencia. Los golpes duelen, las ofensas lastiman y los gritos degradan.


En conclusión, es más fácil dar una cachetada que dar explicaciones, es más fácil perder la paciencia, que armarse de ella, es más fácil castigar, que preguntar y averiguar el porqué de ese comportamiento rebelde. Es más fácil usar la tajona que usar la razón.

viernes, 26 de agosto de 2011

un mundo feliz

En un mundo feliz, el libro de Aldous Huxley, se sugiere que el ser humano puede vivir en un mundo, donde no existe el sufrimiento, la pobreza, el odio, los divorcios, las bancarrotas, el dólar, la inflación, el trabajo.
A base de una pastillita (la de la felicidad en este caso) los seres humanos nos podemos acomodar en un mundo donde cabemos todos sin necesidad de mirarnos mal de reojo, donde por el "bien" de la raza, seleccionamos geneticamente a los machos alfa, las hembras gamma y por supuesto a los obreros, en donde todos hasta vestimos igual.
El sexo funciona a las mil maravillas en ese mundo, pues es tratado simple y sencillamente como una necesidad fisiológica más del ser humano, comer, beber, evacuar, tener sexo, eso del amor ahí no existe, eso de la monogamia tampoco, y mucho menos Dios o las religiones.
Cada vez que te sientas "raro" es decir, triste, apagado, o con dudas, te tomas una dosis de pastillita de la felicidad y tu mundo vuelve a ser feliz, sin ningun problema.
El problema es cuando al gobierno socialista, muy democrático y muy solidario se le acaba la pastilla de la felicidad, el ser humano empieza a preguntarse como funciona todo, quienes son sus padres, hacia donde va, de dónde viene, etc. y sale fuera de su burbuja y mira el mundo, el otro mundo, el que estuvo vedado para él, el que no toma la pastilla, el que no fabrica su realidad, el que grita cuando sus mujeres paren, el que tiembla cuando se enamora, el que llora cuando mueren sus niños, el que se desgarra cuando el hambre acecha. 
Claro, estoy hablando del libro, cualquier parecido con la mera realidad es pura coincidencia.
El protagonista de la obra se da cuenta que hay un mundo afuera que no conocía, que no podía percibir, ni siquiera imaginarse, pues no conoce el sufrimiento, la vejez, el hambre, la infelicidad.  Lo que él conocía era la felicidad de su mundo, el que construyeron a base de sus ideales, a costa de su propia libertad personal.
Al final, el mundo feliz de Huxley no es mas que una comunidad en extásis movida por drogas que hacen sentir bien al ser humano y eso lo hace creer que su mundo es mejor, un mundo sin dolor.
El libro es solo una muestra de cómo el ser humano quisiera siempre escapar de su realidad,  tomando alguna droga, legal o no, o fabricando una realidad a base de mentiras, fraudes y haciendo creer a los demás que esa es la única verdad. 
Más de una persona dirá que mecanismos para escapar de la realidad sobran, pero una cosa es escapar momentaneamente de ella y otra es crearla deliberadamente, vivir en ella, sostenerla. 
Desafortunadamente, muchos han llegado a dominar la técnica de crear realidades y sobre todo, como en el mundo de Huxley, a crear "Mundos Felices para multitudes", digo desafortunadamente para los que no queremos someternos a pastillas ni a manipulaciones de multitudes, pero resulta afortunado para los que no tienen ganas de enfrentar la dura realidad que les toca.