viernes, 20 de enero de 2012

Las jugadas de la vida

1
Del combate de Kick Boxing de una novata contra una karateca cinturón negro resultó además de la derrota esperada, una visita a la Sala de Urgencias de un Hospital. Como si se tratara de una película de Hollywood llegó por un dolor abdominal supuestamente causado por los golpes de la pelea y terminó 4 horas después en un quirófano con un riñón menos.

2
Una mañana cualquiera él se fue a trabajar, tomó su vehículo y lo condujo hasta su trabajo, en el camino notó ruidos y vibraciones extrañas en el carro. Al día siguiente, volvió a tomar su vehículo y se fue al trabajo, y volvió a sentir y escuchar los ruidos y vibraciones extrañas, pero esta vez más acentuado y rayando en lo molesto. Lo llevó al taller. Le diagnosticaron una serie de problemas en el motor y le recomendaron el hoverhaul. Casi un mes después, con el carro "reparado", la alegría de manejarlo nuevamente y su billetera ya desinflada por la "seria" reparación, manejó nuevamente rumbo a su trabajo y por enésima vez volvió a sentir las vibraciones y los ruidos extraños.

3
Quince días después regresó al hospital la novata para el chequeo médico de rigor luego de la increíble cirugía. Esperó tres horas para ser atendida, una vez que llegó su turno, entró al consultorio animada por las esperanzas de que el Doctor le diera las buenas noticias de que estaba recuperada. Se sentó a la espera de que el Médico terminara de leer su expediente y luego de una corta espera que ella sintió larguísima, el Galeno le preguntó si se había tratado anteriormente "ese cáncer que tenía en el riñón". Este médico es bromista pensó. El rostro serio del galeno la hizo tragar gordo y la lectura del informe de la biopsia la dejó en completo estado de shock.

4
Volvió al taller, esta vez enfadado y confuso. Explicó que el carro seguía con los ruidos y las vibraciones. Lo chequearon y lo probaron al momento y le diagnosticaron inmediatamente una ligadura en el sello de los chisperos. Media hora después el vehículo estaba listo para ser manejado por su dueño. 

5
Un combate la llevó a la Sala de Urgencias, la sometieron a una cirugía exploratoria, le quitaron un riñón "explotado por el trauma" el cual tenía un cáncer avanzado que nunca antes había sido detectado, pero que ese día se quedó junto con el riñón en la sala del quirófano número 6 de ese hospital. Después de todo el combate resultó milagroso.

6
El diagnóstico del vehículo era sencillo y barata la reparación. Al pobre hombre le quedó la duda sobre el hoverhaul y sobre todo se quedó pensando en su billetera ahora más vacía y desinflada que un mes atrás. 

7
Pensó la novata que era una especie de broma, el haber sobrevivido al combate, a la cirugía y al cáncer. Todo en combo y al mismo tiempo. No sabía si llorar o reir. Creo que hizo ambas. Ahora hace falta ver si sobrevive a la broma de estar viva y al fantasma de la enfermedad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada