sábado, 2 de enero de 2016

Una Alcaldía de por ahí en el pacífico de Nicaragua

Resulta que por motivos laborales, tuve que frecuentar la Alcaldía de Macondo, así le diré no por ubicarse en un pueblito perdido en el tiempo, si no más bien, por ser los personajes casi de ficción, pues nunca he podido verlos ni hablar con ellos, por eso he llegado hasta el extremo de ponerlos en el rango de míticos, así a la par de los unicornios y las sirenas.

Empecé un día soleado de Junio, me alisté muy temprano para aprovechar el día y poder desempeñar mi misión lo más pronto posible, fue imposible ver al señor Alcalde, y todavía más imposible hablar con su asesor legal, ambos fueron descritos como seres meteóricos, o casi como apodarles "el Cometa Haley", decidí regresar otro día, otro  donde no hubieren tantos clavos que resolver en el universo por parte de estos dos seres.

Inocentemente y para no cansar este relato, debo decir que he pasado los últimos seis meses yendo y viniendo, y un día hasta hice guardia todo el día, me dijeron que llegó, se reunió con otro ser mítico y se fue por la puerta de atrás porque tenía una diligencia urgente que hacer en alguna comarca; me sentí como cuando participas en esas promociones o rifas en las gasolineras que por mas de 200 córdobas te dan un cupón, cuando te los dan te entra la emoción de que te ganarás el tv plasma o el medio año de combustible gratis, pero al final de la raspada solo te sale: Gracias por participar!!!

Y bueno, por último alguien conocido consiguió hablar vía telefónica con el personaje en mención, increible pensé, los milagros existen. Sin embargo, a pesar de haber hecho la cita correspondiente, me tocó volver a hacer guardia, esta vez acompañada por la persona citada, quien se encontraba fuera de si por la irresponsabilidad de dicho Alcalde de maltratar a los demás mortales dejándoles esperar sin dar aviso de nada. Le expliqué al conocido, que al ser un personaje mítico era improbable que la atendiera, que lo más posible era que había que pedirle permiso a alguien de "arriba" para él se pudiera dignar a bajar del olimpo y atender a los ciudadanos, o la otra opción era dejar de pagar impuestos y que fuera la Alcaldía quien te buscara. Broma muy pesada al parecer, pero cierta al fin y al cabo.

Solo cabe preguntarse si en paisito la gente seguirá "eligiendo" a estos seres míticos, lo cual no es tan deschavetado porque al fin y al cabo paisito es el país de las maravillas, aquí los burros son presidentes y los unicornios alcaldes, que tal ? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada