martes, 30 de agosto de 2016

tenebrosas reflexiones de un no genio



Sobre la libertad, la democracia y la justicia

Todos sobrevalorados. Todos quieren ser libres, pero nada es más ilusorio que eso. Quieren ser libres, pero quieren vivir bien, quieren ser libres, pero regresan a sus casas por la noche, pensando en la rutina del día siguiente. Libertad, ¿para qué? En realidad nadie quiere ser realmente libre, nadie puede.

No existe la Libertad. Es una ilusión. una falacia, una burla, nos han hecho creer despiadadamente que podemos ser libres, que UN BUEN DÍA día alcanzaremos la paz mundial, que la Justicia se erigirá en todos los gobiernos y que la democracia prevalecerá sobre todas las dictaduras haciendo florecer un mundo lleno de paz y armonía. Nada más lejos de la realidad.

Sobre los ideales

Los seres humanos tenemos luchas por la libertad, la paz, la democracia, la justicia y la igualdad casi toda nuestra existencia,  Todas son simplemente ideales, por lo tanto, para mi, significa que solamente son conceptos que creamos en nuestra mente y que ansiamos proyectar a la realidad, pero son conceptos que apenas logramos entender en teoría y por ende es imposible reflejarlos en la realidad práctica. No podemos replicar un concepto que no conocemos sino que apenas sospechamos.

La paz, la democracia, la libertad, la igualdad, la justicia, etc son cosas que creemos que existen, pero nadie nunca las ha experimentado. Es como si alguién haya inyectado estos ideales en la mente y nos haya hecho creer que son verdad, en otras palabras, vivimos luchando por utopías que devienen en meras ilusiones. A veces creo que es un defecto de nuestra mente ordinaria y humana perseguir este tipo de utopías y fantasías como una forma de distracción y  auto destrucción. Pero inutilmente creemos en eso.

Desde que nacemos hasta que morimos creemos que habrá paz, pero nunca sucede; creemos que habrá democracia, pero no la percibimos; creemos en la libertad, pero jamás dejamos las cadenas, y por mas que hagas una cosa bien, nunca será perfecta. La perfección no existe, al igual que la democracia, la igualdad, la paz, etc.

Somos incapaces de tener Buenos gobiernos, porque nosotros mismos somos incapaces de gobernarnos a nosotros mismos, como es en el interior, es en el exterior, vivimos en el Yoísmo, pero queremos hipócritamente que los demás piensen en nosotros.  Y expresamos a viva voz nuestro  acuerdo con la democracia y la justicia, pero en la realidad no tiene cabida la democracia y la justicia no la podríamos soportar, porque no toleramos ni siquiera la justicia natural, menos la social.

Creo que deberíamos quitarnos las máscaras y vivir acorde con lo que somos, animales pensantes, sí, pero animales al fin y al cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada