viernes, 1 de enero de 2016

2016 con otros ojos



Ahora que está de moda el 2016, es inevitable preguntarme qué fue lo que pasó en el 2015, digo, no en mi vida, sino en el mundo entero, me pregunto hasta dónde avanzó la mente siniestra de cada uno de los que se dedican a entretejer acontecimientos para convulsionar el mundo, de los que se dedican a vender “epidemias”, de los que fabrican “atentados”, de los que crean “grupos terroristas extremadamente sanguinarios” que la cinematografía de Hollywood le queda chiquita. Mi pregunta quizás se queda pequeña cuando empiezo el recuento y descubro que estamos más manipulados y engañados que nunca, la era de los robots ya llegó, y no esperen que les diga que tal como en la película el mundo se llenó de androides que conspiran contra la humanidad, no, la verdad no, la realidad superó cualquier película o libro de ficción, porque la verdad es que si tienes ya el material hecho de carne y hueso, ¿para qué necesitas fabricar grandes cantidades de chatarra? Sí, me refiero a nosotros, los robots automatizados, los que sincronizan todo en su celular, los que creen ciegamente que un día habrá una pandemia de inigualables alcances que estaremos todos acabados, los que creen que el mundo se divide en buenos y malos, los que creen que Putin es el némesis de Obama, los que creen que el cáncer es hereditario y no tiene cura, los que creen que es un milagro que las farmacéuticas encuentren la cura para el ébola, la gripe aviar, etc, los que creen aún que CNN y demás gigantes de la información dan las noticias “veraces” sin responder a los intereses de unos pocos, y bueno, la lista es muy larga, extensísima, tanto que necesitaría escribir una enciclopedia de la A a la Z, pero dudo mucho que alguna editorial sinarca quisiera publicarla, así que mejor me quedo cortita en esto y a ver cuántos revisan con nuevos ojos los acontecimientos del 2015 y empiezan a ver tal y como son las cosas y no como quieren que las veas, es difícil creer que nos manejan como cualquier muñeco con baterías a control remoto, es difícil, pero no imposible y como dice un libro por ahí, el que tenga ojos que vea y que el que tenga oídos que oiga…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada