sábado, 11 de abril de 2015

el día que el mundo se detuvo....

A propósito de "el día que la tierra se detuvo"

1
Solo cuando nos encontramos al borde del precipicio somos capaces de cambiar.

2
La adversidad descubre al genio dice Dumas padre en su brillante libro el Conde de Montecristo. A veces solo cuando nos encontramos en situaciones extremadamente nocivas en cualquier aspecto, descubrimos una inteligencia insospechada y hasta sentimientos impensados.

3
Nuestra naturaleza es de una contradicción pura. Amamos tanto como odiamos. Aunque a la hora de construir y de destruir, destruimos más de lo construimos y más rápido, pues no resulta fácil construir, pero sí nos toma segundos destruir.

5
Con lo poco que hemos construido nos hemos convertido en seres arrogantes, presumidos y belicosos con una cierta tendencia a creernos semi dioses, inmunes a todo el universo.

6
Nuestra actitud auto destructiva nos llevará algún día al borde del abismo, la pregunta es qué tan largo o cerca estará ese día. Y si estando al borde del abismo cambiaremos de actitud o seguiremos creyendo que somos infalibles e imprescindibles para este planeta.

7
La mayoría creemos firmemente que llegar al punto en el que la tierra se nos rebele es como llegar a conocer a santa claus, inconcebible, pues el planeta tierra no tiene motivo alguno para rebelarse a esta raza. El marcado escepticismo en las fatales consecuencias del maltrato al planeta y la exagerada religiosidad de los seres humanos acaba por cegar la razón y la lógica.

8
Le enseñamos a nuestros niños lo que es malo o bueno según nos han enseñado a nosotros, no hay que robar, no hay que mentir, hay que ser obedientes con los padres, hay que respetar a los adultos, hay que creer en Dios, … etc. Y contaminar el medio ambiente no es malo? Es fatídico y triste.

9
A estas alturas de la modernidad, hay que incorporar a dichas normas sociales y morales EL NO CONTAMINAR EL PLANETA, a no botar basura en las calles, a reciclar la basura, a enseñarles a las futuras generaciones que es una obligación cuidar nuestro entorno ambiental, pues de lo contrario crecerán como nosotros creyendo que el planeta se cuida solo y que está bien contaminarlo.

10
A manera de conclusión y parafraseando a Tomás Hobbe "el hombre es lobo del hombre" nunca antes esta frase tuvo mayor vigencia que ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada